A partir de la segunda mitad del siglo XIX, la prensa rotativa y el linotipo transformaron radicalmente la producción material de las publicaciones; mientras que en el aspecto formal se modificó el manejo de contenidos al tomar mayor relevancia el registro de datos concretos sobre los sucesos.

Así mismo, personajes involucrados en el ámbito editorial tuvieron también participación activa en la configuración industrial de Nuevo León, tales son los casos de Desiderio Lagrange, quien, junto a su hermano Alfonso, fundaría un taller de fotograbado y desarrollaría una empresa de lácteos; por su parte, el coronel Joseph A. Robertson estuvo involucrado en el tendido de líneas ferroviarias en la región y sería el pionero en la introducción del cultivo de naranja en Montemorelos.

 

1880    Desiderio Lagrange inicia la publicación de La Revista de Monterrey, que se editará hasta 1886; a partir de 1883 se produce en prensa rotativa.

1892    El coronel Joseph A. Robertson emplea el linotipo para la composición de Monterrey News, periódico que de acuerdo con Héctor González: “inició la transformación del periódico regiomontano, al dar preferencia a la información sobre el artículo”.

1919    Jesús Cantú Leal, tras participar en proyectos tan relevantes como la Revista Contemporánea, adquiere el periódico El Porvenir.

1922    Rodolfo Junco de la Vega Voigt funda el periódico vespertino El Sol.

1938    Desde la Editora El Sol, Rodolfo Junco de la Vega Voigt funda el periódico matutino El Norte.

1974    Jesús Dionisio González inicia la publicación de El Diario de Monterrey, hoy Milenio.